17 de enero de 1287 …

La conquista de Menorca por Alfonso III

Las relaciones del estado feudatario musulmán de Menorca con sus dominadores cristianos fueron pacíficas durante el gobierno de Abu Utman, pero esta situación se inmutó súbitamente poco después de sucederle su hijo Abu Omar. En 1282 Pere III de Aragón, deseoso de hostilizar las ciudades de Alcoll, Bugía, Bona y otras del norte de África, hizo escala en el puerto de Maó con una gran flota de 120 velas. Las autoridades moras de la isla le colmaron de agasajos y muestras de sumisión, pero el referido almojarife mandó secretamente aviso al señor de Alcoll de las intenciones bélicas del rey aragonés; las ciudades africanas estuvieron prevenidas y la expedición de Pere III fracasó. Hay que tener en cuenta sin embargo que la actuación del almojarife no puede calificarse de deslealtad y traición porque Menorca no era precisamente tributaria de Pere III, sino de su hermano Jaume II de Mallorca, que estaban enemistados entre sí.

Las discusiones y luchas entre los monarcas de Aragón y Mallorca y la necesidad de encauzar las energías y aplacar los ánimos exaltados de la nobleza fueron los principales determinantes de la conquista de Menorca.
Alfons III, hijo y sucesor de Pere III, después de haber arrebatado a su tío la isla de Mallorca, estando en Huesca en octubre de 1286 hizo un llamamiento a sus súbditos, convocándoles para emprender la conquista de la Balear menor.
La expedición compuesta de unos efectivos desmesurados, veinte mil hombres en más de cien naves catalanas, aragonesas y sicilianas, salió de Salou el 22 de Noviembre, dirigiéndose a Mallorca, en donde permaneció hasta después de Navidad en que tomó rumbo a Menorca.
Una tempestad dispersó la escuadra cuando se hallaba a la altura del cabo de Artrutx, pero una parte de ella logró reagruparse en Portopetro y entrar finalmente en el puerto de Maó, en el que ocuparon uno de sus islotes, llamado después Illa del Rei.

El 17 de Enero de 1287 desembarcó el monarca con su ejército y en las inmediaciones del puerto, concretamente en el “Pla des Vergers” y luego en la pequeña sierra de “Biniaixa” hubo una gran batalla entre los cristianos catalanes y los moros menorquines. El rey peleó valerosamente al frente de los suyos hasta vencer a los que habían traicionado a su padre. Se apoderó del castillo y pueblo de Maó, mientras que los moros vencidos se habían retirado al castillo roquero de “Sent Agáyz” (Santa Águeda).

Capitulaciones de Sent Agáyz.

Después de unos escasos días de descanso, el animoso Alfonso III cabalgó de nuevo al frente de sus tropas para tomar posesión de toda la isla, bajo la inclemencia del frío y caminos encharcados. Llegando a las cercanías del castillo de Sent Agáyz, el almojarife mandó bajar al encuentro de los vencedores a cuatro moros notables, los señores de Binodofá, de Binimodén, de Binicodrell y de Binimoama, para rendir al rey aragonés aquella fortaleza y toda Menorca. Era el 21 de enero de 1287.

Las capitulaciones de rendición eran duras. No sólo quedaban todos los castillos y poblaciones de Menorca propiedad absoluta del rey de Aragón, sino también los mismos musulmanes, que permanecían esclavos si no pagaban un rescate de siete doblas y media por persona, pero sus fincas, alhajas, mobiliario y demás cosas de su pertenencia quedaban en poder de los vencedores. Sólo se exceptuaba al almojarife que, con 200 personas entre familiares y allegados, serían llevados libres, a cuenta del rey a Berbería.

Estancia de Alfons III en Ciutadella.

El día siguiente de las capitulaciones (22 de enero) el joven monarca entraba al frente de sus tropas victoriosas en la antigua “Medina-Minurka”, Ciutadella. El monarca residió en el que había sido palacio del almojarife, y que desde entonces se denominó Real Alcázar.

Durante sus cuarenta y cinco días de permanencia en la entonces capital menorquina, no permaneció ocioso el joven y activo rey. El rey Alfons III ordenó la conservación de los castillos de Santa Águeda y de Maó y el refuerzo de las defensas de Ciutadella.

Además, para la defensa de la isla, repartió las tierras según el sistema feudal de la época, entre los guerreros que más se habían distinguido en la conquista o sencillamente entre los primeros que se lo solicitaban, ya que el joven rey, conocido por la historia con el sobrenombre de Liberal, “nunca dio repulsa a cualquier persona que le pidiera”

Anuncios

Documentos Medievales Aragoneses

 

La aportación de los archivos aragoneses a la conmemoración del centenario de Fernando II quiere dar a conocer el enorme corpus documental que conservan sobre el largo proceso de nuestra historia que empieza con la creación del reino de Aragón y culmina con los Reyes Católicos

http://dara.aragon.es/opac/doma/

Cae la Noche …

 

IMG_20160306_221408

Cae la noche
la nostalgia me embarga
sutilmente, mi piel siente frío
mis ojos se cristalizan inmóviles
no quieren parpadear
un torrente de sentimientos
busca su cause
y me niego a abrirles
las compuertas de mi alma.

No merezco sufrir me niego al dolor,
renuncio a mi sentir
como quien deja algo
abandonado en el destino.
No puedo luchar sola,
no debo…
llegó la hora de darle el tiempo
necesario a mi ser para que vuelva
a sonreír
Cae la noche, miro las estrellas
se evaporan mis lágrimas al viento…

31 de Mayo de 1906 …

1906 En Madrid, España, en la Basílica de San Jerónimo el Real tiene lugar la boda real entre el rey Alfonso XIII y la princesa británica Victoria Eugenia de Battenberg, sobrina del rey Eduardo VII de Inglaterra. A la salida de la ceremonia, en la calle Mayor, a la altura del número 88, mientras se dirigen al Palacio Real para el banquete, sufren un atentado cuando el anarquista Mateo Morral arroja una bomba camuflada en un ramo de flores contra la comitiva, que no alcanza a los reyes pero que mata a unas veinte personas además de herir a muchas más que contemplan el paso del cortejo. El 2 de junio, Mateo Morral será detenido en Torrejón de Ardóz, pueblo cercano a Madrid, por un guardia jurado al que matará de un tiro para suicidarse a continuación.
alfonso xiii

En la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid, conocida por la mayoría de los madrileños como Los Jerónimos, a las 11.30 de la mañana del jueves 31 de mayo de 1906 se celebró el enlace del rey Alfonso XIII con la princesa Victoria Eugenia Eva Julia de Battenberg. Los contrayentes se habían conocido casi por casualidad, durante un viaje del joven Rey a Inglaterra, organizado por la Corte para que conociera a la princesa que habían elegido para él. La candidata de la Corte era la princesa Patricia, a la que familiarmente llamaban Patsy. Era hija del conde Connaught (séptimo hijo de la reina Victoria, Arthur) y de la princesa Luisa de Prusia.

Los cronistas de la época coinciden en señalar que no hubo entendimiento entre los jóvenes, quizás porque ‘Patsy’ ya estaba enamorada de un conde inglés. Ante el cariz que tomaba el viaje, Alfonso XIII olvidó el motivo inicial de su viaje y durante una comida en Buckingham Palace celebrada en su honor, se interesó por otra joven de cabellos dorados.

La princesa que había conquistado al monarca español era la nieta pequeña de la Reina de Inglaterra, su preferida según decían en la época, hija de la Infanta Beatriz y de su esposo, Enrique de Battenberg. Se llamaba Victoria, por su abuela; Eugenia, por su madrina, la emperatriz Eugenia de Montijo; Julia, por su abuela paterna, Julia Hauke; y Eva, por la primera mujer del mundo, aunque siempre fue conocida por el apelativo familiar de ‘Ena’.

El amor nació por tanto a espaldas de los diplomáticos y de todos los proyectos políticos, burlando cualquier cálculo o acuerdo, lo que convirtió el Rey en un joven enamorado. La noticia de su historia de amor corrió como la pólvora por España y la nueva princesa causó muy buena impresión tanto en el pueblo como en la Corte. España rebosaba felicidad porque el Rey se casaba por amor, como lo había hecho su padre, el rey Alfonso XII…….

Lagrimas y Palabras …

Una lágrima se desprendió, en donde murió la pasión y floreció la confusión de un sentimiento, la desconfianza.

Una lágrima y mil sentimientos en mi interior guarde, comprendí fui ingenua y tontamente con tanto amor quise ser quien soy mujer enamorada con alma de niña, tontamente inocente yo quise dar verdad y amor puro, transparente quise dar seguridad, quise dar confianza, caricias, abrazos, besos, amor infinito, interminable, quise decir tantas y tantas cosas tantas cosas verdaderas, reales y bellas.

Pero fue mejor así dejar que piense que soy tonta y que si me ve la cara es mejor disimular, tragar mi coraje morderme los dientes, los labios y disimular, fingir, sonreír en silencio llorando por dentro esconder la mirada, los ojos y dejar en silencio una lágrima es mejor no pensar, no hablar, callar y jamás entregar amor, ternura, calor, indiferente, de piedra, de hielo,  que si bien estuvo a mi costado, a mi lado aquí frente a mis ojos, en mi pecho, en mi alma, en mis latidos, en mi corazón jamás me pudo entregar el suyo, llegar a mí, a mi corazón de mujer intensa, tierna, enamorada, ingenua, sencilla, humana y niña confiada pero siempre mujer segura, firme con los pies en la tierra, sabiendo lo que siente, lo que quiere siempre, fiel a sus sentimientos, firme, segura, valiente, niña y siempre mujer autentica …. Pero siempre 

Nunca …

65089517Se levanto con la firme intención de poner en orden sus recuerdos,  sacó todos sus álbumes,  se sentó se su sitio favorito frente al espejo que tantas veces le devolvía el paso del tiempo.

Uno por uno fue reviviendo los recuerdos que le traían y añadió otros que su mente le devolvió.
No se dio cuenta pero de sus ojos hacía tiempo que brotaba las lágrimas,  se dio cuenta que nunca ….

Nunca había risas en sus fotos. ..

Nunca tendría un recuerdo de su historia. ..

Nunca le enseñará a su hijo los momentos en familia. ..

Cuando noto las lágrimas se miró al espejo y una vez mas la imagen que le devolvió la hizo retroceder al pasado mirando el reflejo pero sin verse,  volvió a aquél día cuando le conoció, repaso en su mente los momentos vividos en su relación,  esos momentos en los que hasta ahora no se había parado, pero tomo conciencia de que nunca ….

Nunca había encajado, nunca la tomo de las manos, nunca había un atisbo de sentimiento en publico, nunca le demostró que estaba orgulloso, nunca un reconocimiento, nunca una mirada que le dijera al mundo que la quería, nunca una foto juntos, nunca ….

Se seco las lagrimas que ya brotaban sin control y reparo en su mano, contemplo el anillo que hacia años se regalaron y se dio cuenta que a pesar de que nunca encajaría en su vida, ella nunca le fallaría y estaría a su lado mientras el se lo permitiera.

En ese momento fue cuando reparo que nunca ………………