Breve Historia … Castillo de Javier …

Una gran fortaleza …

En la Navarra Media, a 8 km. de Sangüesa, se alza esta fortaleza medieval erigida sobre roca viva, que congrega cada año a principios de marzo a miles de navarros en la popular peregrinación conocida como “Javierada”. 

Al límite de la provincia de Zaragoza, en la parte más elevada del pequeño pueblo de Javier, se alza la silueta rotunda del Castillo de Javier, casa natal del patrón de Navarra. San Francisco Javier. 

Los orígenes del castillo se remontan a finales del siglo X, en el que se levantó una torre de señales, la torre del Homenaje. Su estratégica ubicación de frontera entre los reinos de Navarra y Aragón, acrecentó su sentido de fortaleza y en torno a la torre se fueron edificando los distintos cuerpos del castillo.

Es propiedad de la Compañía de Jesús, y se destina a uso turístico.

Puede visitarse todos los días

Fue declarado Bien de Interés Cultural por el Decreto Foral del 2 de febrero de 1994.

Castillo de Javier

El primer documento en el que se menciona el castillo es de 1217, aunque su construcción tal vez se remonte a fines del s. X o principios del s. XI.
En su origen, el castillo fue probablemente una simple torre de vigilancia y solo más tarde se convirtió en una fortaleza propiamente dicha, dotada de un complejo sistema defensivo.
En torno a esa torre primitiva, llamada de San Miguel, los señores de Javier levantaron a lo largo de la Edad Media diferentes edificaciones y recintos:

El Palacio Viejo, que se destinó a vivienda de los señores.
La torre de Undués, situada en la parte oriental y dotada de saeteras y matacanes para su defensa.
En el lado opuesto se levantó la torre del Cristo, que alberga en su interior la antigua capilla del castillo.
Cerrando el castillo por el Norte, un edificio destinado a bodegas, graneros y cuadras para el ganado.
A finales del siglo XV, cuando Juan de Jaso era su propietario, se construyó el Palacio Nuevo, junto a la torre del Cristo. En una de las habitaciones de esta zona, nació el Santo.

Tras la anexión de Navarra a la corona de Castilla en 1512, los hermanos de Francisco, Juan y Miguel, participaron en 1516 en el intento de restaurar la monarquía navarra. Fracasada la sublevación, el Cardenal Cisneros, regente de Castilla, mandó derribar todas las fortalezas de los rebeldes, entre ellas el castillo de Javier.
Fueron arrasadas las murallas exteriores que protegían la fortaleza, se desmocharon las torres, se rellenaron los fosos, y los matacanes y las saeteras fueron inutilizadas.
Privado de sus elementos defensivos, el edificio se convirtió en una casa grande.

Las defensas del castillo

A finales de la Edad Media, el castillo contaba con un complicado sistema de defensas. Sus principales elementos eran:

Torres, almenas, matacanes y saeteras.

Una muralla interior que rodeaba las edificaciones.

Un segundo muro exterior protegido por un foso, entre el Palacio Viejo y la torre de Undués.

Cuatro puertas:

La primera, levadiza, en la muralla exterior; la segunda se encontraba en el muro interior y contaba también con un puente levadizo; la tercera daba acceso al patio del castillo y la cuarta comunicaba con el Palacio Viejo.

El Señorío

El señorío de Javier pertenecía a la familia materna del santo. En él nació, hacia 1464, su madre, María de Azpilicueta, heredera de su linaje. Al casarse con Juan de Jaso, éste pasó a titularse Señor de Javier, Azpilicueta e Idocin.

Las posesiones que componían el señorío de Javier eran:
El castillo.
El pueblo de Javier.
Un territorio de más de 10 Km2.
Nuevas herencias y adquisiciones de los propietarios fueron añadiendo posesiones al patrimonio original, por lo que la familia llegó a ocupar un puesto destacado en la nobleza navarra.
Como nobles dueños de un señorío, gozaban de ciertos privilegios y derechos, como por ejemplo:
Cobraban pechas e impuestos a los campesinos que cultivaban las tierras pertenecientes al señor.
Eran dueños y patronos de la iglesia parroquial.
Cobraban una tasa sobre los rebaños roncaleses que pasaban hacia las Bardenas o volvían de ellas.
Cobraban también una tasa por las almadías que bajaban la madera por el río Aragón.
Administraban justicia.
Poseían un molino y una salina.
Tras la muerte de Juan de Jaso y debido a que los hermanos del santo participaron en la rebelión contra los castellanos, el patrimonio familiar estuvo en serio peligro. Pero, fracasadas las sublevaciones, los dos hermanos se acogieron al perdón ofrecido por Carlos I de España y, tras reconocerle como rey de Navarra, recuperaron sus bienes y haciendas.

Un Templo de Faraones en Madrid …

Debod

En el Parque del Cuartel de la Montaña el 20 de Julio de 1972 se inaugura el Templo de Debod, este procede de una zona desértica de la Baja Nubia, al sur de Egipto, cerca de la Primera Catarata del Nilo, a unos 15 kilómetros de la región de la Baja Nubia, hoy en día en gran parte sumergida bajo las aguas de la Presa de Asuán. Las excavaciones arqueológicas nos han mostrado que en la zona de Debod había un pequeño poblamiento antiguo que creció en época greco-romana gracias a la construcción del templo. Como la zona de Debod estaba en el camino entre el norte de Egipto y el interior de África, y estaba cerca de algunos importantes santuarios religiosos, se convirtió en un habitual lugar de paso.

Debod 2Nubia es el nombre con el que, desde la Edad Media, se conoce a la región central de Nilo entre Asuán y  Jartum. A diferencia del amplio y fértil valle egipcio, el nubio es estrecho y de escarpadas orillas, lo que no facilita su explotación agraria y ganadera, salvo en unas pocas zonas. Fueron otros, por tanto, los valiosos recursos que pronto despertaron el interés de los monarcas egipcios: el cobre, las piedras duras, las piedras semipreciosas y, sobre todo, el oro.

Nubia se divide en dos grandes zonas geográficas y culturales. Al norte, entre las dos primeras cataratas se extiende la Baja Nubia, controlada por Egipto desde las primeras dinastías y colonizada en el Imperio Nuevo. La Alta Nubia, desde la segunda hasta la sexta catarata, fue cuna de dos grandes estados: el reino de Kerma, conquistado por Egipto en el 1500 antes de Cristo, y el Reino de Kush, conquistador a su vez de Egipto entre el 728 y el 662 antes de Cristo, durante lo que fue la XXV dinastía.

En siglo VI a. C., los ejércitos egipcios penetraron en la Alta Nubia, destruyendo la ciudad de Napata, capital de Kush. La monarquía kushita se trasladó entonces al sur, a Meroe, en la 5º catarata. A pesar de estas derrotas, los reyes meroitas siguieron considerándose los verdaderos herederos de la monarquía egipcia.

La ciudad de Debod se encontraba en la frontera norte de la Baja Nubia, a muy pocos kilómetros de Filé y Elefantina. En el Imperio Nuevo debió de existir allí un pequeño santuario dedicado a Amón, del que sólo han quedado dos fragmentos de un sillar con el nombre del faraón Seti II. Quizá el nombre egipcio de este monumeno: “ta hut”, la residencia, sea el origen del nombre de la villa: “la ciudad del templo”.

A principios del siglo II antes de Cristo,  el rey Adijalamani de Meroe construyó sobre los restos de ese antiguo templo una pequeña capilla dedicada a los dioses Amón de Debod e Isis de Filé.  Adijalamani, como años antes había hecho su predecesor Arqamani, aprovechó la rebelión del sur de Egipto contra Ptolomeo IV y V, para extender su control político hasta la Baja Nubia y ayudar a los rebeldes tebanos. Arqamani y Adijalamani construyeron varios templos y dedicaron monumentos en varias localidades de la Baja Nubia, incluida la isla de Filé.

Capilla DebodLa capilla construida por Adijalamani forma el núcleo original del templo de Debod. Sus paredes, decoradas con relieves, muestran a este rey meroita caracterizado como un faraón egipcio mientras realiza ofrendas a los dioses egipcios.

Antiguamente, la capilla presentaba un aspecto muy distinto al actual, ya que sus paredes y techo estaban decorados con brillantes colores. Los restos de pintura se perdieron definitivamente  a principios del siglo XX, tras su larga inmersión bajo las aguas del lago de Asuán.

Posteriormente, distintos reyes de la dinastía ptolemaica construyeron nuevas estancias alrededor de aquella, y fueron añadidos el santuario con sus altares (naos), las grandes puertas monumentales (pilonos), y las estancias para el culto y el mantenimiento del, que Egipto cede a España por la salvación de los templos de Nubia.

Sofocada la revuelta en el sur de Egipto, Ptolomeo VI y su sucesor Ptolomeo VIII retomaron el control de la Baja Nubia. En Debod, estos monarcas ampliaron el primitivo santuario construido por Adijalamani, dotándolo de nuevas capillas, una terraza y un pilono. La simple capilla original había dado paso a un pequeño, pero completo templo egipcio. Ptolomeo VIII consagró allí un sagrario monolítico para guardar una estatua de la diosa Isis, completado después por otro dedicado a Amón de Debod, ofrendado por Ptolomeo XII. De los dos, sólo el segundo se conserva hoy en su capilla, pues el primero desapareció durante el siglo XIX.

Roma conquistó Egipto en el año 30 antes de Cristo, tras la victoria del fututo emperador Augusto sobre Marco Antonio y la reina Cleopatra. En el sur, las legiones romanas continuaron guerreando diez años contra el reino de Meroe, hasta que la firma de un tratado de paz estableció unas fronteras estables entre ambos reinos. Muy pocos años después, el vestíbulo y la fachada principal del Templo de Debod fueron decorados con escenas en las que aparece representado Augusto. También en época romana se construyeron un tercer pilono, una vía procesional y un embarcadero, así como una capilla, que se ha interpretado como un mammisi, lugar donde se realizaban los ritos del nacimiento del dios niño.

RepresentacionesEn el año 635, los templos de Filé fueron clausurados al culto pagano y los pequeños templos de la Baja Nubia vinculados a la diosa Isis, entre ellos Debod, cerrados y abandonados. Egipto y Nubia desaparecieron para el mundo occidental durante más de mil años, hasta que en el siglo XIX viajeros y aventureros redescubrieron para Europa sus antiguos monumentos.

Desde que nos llegó su primera descripción en detalle, en 1737, las referencias a él de los viajeros que cruzaban el Nilo fueron constantes. En 1907, la construcción de la presa de Asuán hizo que el templo fuera engullido por el río nueve meses al año y las obras de otra presa en los años 60 supuso un peligro definitivo de inmersión. Este hecho motivó su traslado y el de otros importantes restos unos metros hacia el interior. Así, en 1959 un equipo español al mando del profesor Martin Almagro, colaboró en el despiece del templo de Abu Simbel. El Gobierno egipcio decidió entonces donar a los países que habían participado en aquella monumental campaña cinco templos, entre ellos el de Debod. Para su adjudicación, la UNESCO había establecido que el templo debía exhibirse en museos o en centros científicos públicos, que se asegurara su conservación y que se creara un adecuado ambiente arqueológico. A pesar de que la aportación económica de otros países, como Holanda, Francia o Estados Unidos, había sido mucho mayor y que las condiciones de la UNESCO nunca fueron respetadas, la petición española fue elegida en 1968 y el templo llevado por partes desde su ubicación hasta Madrid unos años después culminando su reconstrucción el 20 de Julio de 1972.

El Templo de Debod fue uno de los primeros en ser rescatado. Trasladado primero a Elefantina, hasta se cesión a España.

El templo fue desmontado, numerándose sus sillares, trasladado en barco hasta el puerto de Valencia, y después en cajas en camiones a Madrid, donde fue reconstruido en su emplazamiento actual, solar del antiguo Cuartel de la Montaña de Príncipe Pío, dentro de un proyecto paisajístico con un estanque con agua que representa simbólicamente el río Nilo bañado por la luz de unas espectaculares puestas de sol. El Templo de Debod fue abierto al público como museo en 1972.

El alcalde Arias Navarro invita a los embajadores de Egipto, Argelia y Arabia Saudi, a visitar la inauguración. El Museo Arqueológico Nacional ( MAN ) se ha visto enriquecido con 3000 piezas, procedentes de las excavaciones para su cesión, que permiten un mejor conocimiento del arte y costumbre de las costumbre del Nilo.

Debod 3Padeció graves deterioros en los últimos siglos y sin embargo son muy importantes las partes conservadas y traídas a Madrid. En su nueva ubicación en el parque, se tuvo en cuenta la orientación original y ante una lamina de agua, ha sido colocado el monumento formado por dos pilonos y el templo en cuyo interior hay un vestíbulo y dos capillas; la central fue construida en el mismo Azakhera-mon. Los bajorrelieves y jeroglíficos en los que se describen las ofrendas a los dioses se conservan tal como se encontraron en Egipto gracias a la magnífica labor de arqueólogos y los métodos de conservación que estos aunaron junto con el personal de MAN.

El Misterio de los Etruscos …

56305750

Muchos siglos antes de que los romanos aparecieran sobre el terreno de lo que hoy es Italia, éste fue un poblado de gentes diversas procedentes de diferentes lugares que se habían ido estableciendo a lo largo de toda la y en las islas cercanas.

Los Sículos, Itálicos, Énotres, Lapigios, Oscos, Samnitas, Volscos, Latinos y Umbros habitaron en la península de Sicilia y la Italia meridional. Reciben el nombre de pueblos etruscos aquellos que se desarrollaron en la región de Etruria, que va desde el Tiber al Arno, en la Antigüedad, desde la ruptura de la unidad de la cultura apenínica alrededor de los siglos XII-X a.C. hasta la conquista de las ciudades etruscas por los romanos, finalizada en el 265 a.C. con la conquista de Volsinii.

Los historiadores no coinciden a la hora de darle un origen al pueblo etrusco, discutiendo si su origen es oriental, autóctono o septentrional. Fuera como fuere, su desarrollo se llevó a cabo en Etruria, con fuertes influencias externas: la riqueza metalífera de la región les llevó a establecer contactos tempranos con los micénicos durante los siglos XIV-XII y a incorporarse más tarde a los circuitos de comercio mediterráneos.56305890

Al igual que los griegos, los etruscos nunca establecieron un poder estatal central, sino que se desarrollaron en ciudades autónomas, si bien parece ser que en la zona de Etruria establecieron una especie de confederación en la segunda mitad del siglo VI a.C. En esta zona tenían doce ciudades, con una sede central en Fanum Voltumnae, santuario del dios Vertumno en Volsinii, donde se celebraban unos juegos en los que se elegía un líder al que cada ciudad entregaba un lictor en señal de que reconocían su autoridad. Esta confederación parecía sin embargo más limitada al ámbito religioso, pues no podía evitar los enfrentamientos entre ciudades.

Eran de raza indoeuropea, como los Celtas o los Galos y los Vénetos que en un periodo posterior se establecieron en el norte de Italia. De raza mediterránea fueron los Lígures y los Sardos que crearon en Cerdeña la civilización Nurágica.

Se cree que este pueblo se creó de la fusión de varias poblaciones itálicas con otras de origen asiático, que fueron llegando sucesivamente a la península, pero de todos modos, los Etruscos fueron los únicos que tuvieron una civilización con cierto desarrollo.

Los Etruscos practicaban con profunda devoción el culto a los muertos, para los que construían necrópolis subterráneas como la de Cerveteri, en la que se encuentra la tumba de los relieves.

Para los Etruscos tenia gran importancia la ciencia de los arúspices, es decir, el arte de hacer presagios mediante el estudio de las entrañas de un animal sacrificado y de los fenómenos naturales.

Los Etruscos alcanzaron su máximo esplendor hacia el siglo V a. de J.C..

Originalmente se sede fue la Toscana, pero del 700 al 550 a de J.C. aproximadamente, se extendieron por una parte importante de la llanura de Paduana, de Umbría, del Lacio y de Campania.

Su industria principal fue la del hierro, que extraían de las minas de la isla de Elba, pera también fueron magníficos agricultores y construyeron canales de riego y acueductos y desecaron terrenos pantanosos.

Practicaban el comercio de sus productos con las poblaciones Itálicas, los Fenicios y los Griegos. Estos influyeron mucho en su costumbre, cultura y arte, conocidos sobre todo por su tumbas en las que se encontraban, frescos, estatuillas, joyas y vasos. En los frescos de los murales de las tumbas Etruscas se encuentra a menudo representaciones de banquetes que alegran flautistas y bailarines. Estos convites se celebraban en el atrio de lujosas casas, cuya arquitectura es la típica Itálica. De ella se derivo la arquitectura Romana, antes de sufrir la influencia Griega.

El desarrollo del comercio entre griegos y etruscos alrededor del año 675 A.C. hizo que estos adoptaran su alfabeto. Durante un cuarto de siglo los etruscos dominaron Italia , pero en torno al año 400 A.C. perdieron su hegemonía ante los romanos . El legado dejado por los etruscos en la cultura romana fue muy importante : arquitectura, leyes , carreteras y alfabeto….

El alfabeto romano se baso en el etrusco, al que añadieron y eliminaron algunas letras.

Los Etruscos fundaron muchas cuidad italianas como, Volterra, Arezzo, Perusa, Cortina y Bolonia. Cada una estaba gobernada por un jefe y constituía un estado, pero en caso de peligro se unían contra el enemigo común. Los etruscos tuvieron una influencia directa sobre los romanos.

romaCuando Roma surge como ciudad en torno al s. VII a. C., en realidad simplemente ocupa un espacio, estratégico en el centro del Lacio, pero también limítrofe con el que, sin duda, es el pueblo de más importancia en la Italia de la época: los Etruscos, que, por otra parte, entran en la Historia de forma muy rápida y en apenas un par de siglos –hacia el s. V a. C.– pasan de ocupar gran parte de Italia –siendo rivales de griegos y púnicos en el control del comercio mediterráneo a lo largo de todo el siglo VI– a quedar reducidos a una esfera regional de carácter local, s. V al I a. C., en que son conquistados por Roma.

 

 

 

8 de Julio de 1851 …

Nace en Nash Mills – Reino Unido Arthur John Evans, arqueólogo británico, que en la colina de Kefala descubrirá el bello Palacio de Cnosos, destruido por un terremoto en siglo XVIII a.C. y eminente ciudad de la civilización minoica, que alcanzó su máximo esplendor en el segundo milenio antes de Cristo en la isla mediterránea de Creta.

 

Sir Arthur Evans fue el hijo del famoso prehistoriador Sir John Evans. Educado en Harrow y Oxford 1870-1874, viajó a través de Europa durante muchos años.Visitó los Balcanes en 1871 y 1872 y Escandinavia en 1873. En 1875 pasó algunos meses de estudio en la Universidad de Gotinga antes de visitar Bosnia y Herzegovina. 1436304158845424682Él era un partidario decidido de la libertad eslava y la creación de una Yugoslavia independiente. En 1877 regresó a Dalmacia como corresponsal del Manchester Guardian.
Se casó con Margaret Freeman (1848-1893) en 1878 y se instaló en Ragusa. En 1882, el apoyo abierto de Evans de la causa eslava nacionalista llevó a su encarcelamiento y posterior deportación por las autoridades austriacas. Evans y Margaret volvió a Oxford en 1882/1883.
Creció en Nash Mills, Hemel Hempstead. Durante su keepership (responsabilidad de la preservación) en Oxford que originalmente se quedó con su esposa Margaret en 33 Holywell Street y desde 1894 hasta su muerte a Youlbury en la colina de Jabalí cerca de Abingdon.
En 1884, Arthur fue nombrado Guardián del Museo Ashmolean. Durante sus 25 años keepership transformó el Ashmolean en un museo arqueológico de importancia internacional y una institución de investigación de primer nivel. Aumentó las colecciones arqueológicas del Museo enormemente, la compra de unos 2.000 objetos de un año. En 1894 se trasladó las colecciones de Broad Street (hoy el Museo de Historia de la Ciencia) a Beaumont una calle detrás de las Galerías de la Universidad (apoyados financieramente por Charles Drury Fortnum). En 1908, las dos instituciones se fusionaron oficialmente el fin de crear el Museo Ashmolean de Arte y Arqueología. Evans se retiró después de la fusión con el fin de dar paso a la institución recién fusionada y fue sucedido por David Hogarth.
Aparte de su trabajo en el Museo, Evans viajó más lejos en el este de los Balcanes, Grecia e Italia. También visitó el norte de África con John Myres. Fue un pionero en la identificación de los sitios de las ciudades romanas y carreteras de Bosnia y de la región de Macedonia. Se asigna el sistema calzada romana y llevó a cabo excavaciones modestos en los Balcanes, por ejemplo Risan en Montenegro. Viajó en el Cáucaso y Crimea, pero a partir de 1893 en adelante sus intereses pasó a Grecia y especialmente Creta.
Entre 1894 y 1899 viajó extensamente en Creta en busca de pruebas para la escritura pre-alfabética en el Egeo – una búsqueda que llevó a la identificación de los tres sistemas de escritura que Evans llamó cretense jeroglífica, Lineal A y Lineal B. A partir de 1900 y hasta 1931 llevó a cabo excavaciones en Knossos, sacando a la luz el mayor sitio de palacio conocido hasta la fecha en el Egeo y la adición de un nuevo capítulo en la historia de la arqueología y el arte del Mediterráneo.
Un escritor prolífico, con un gran dominio de varios idiomas extranjeros, su legado sigue vivo en las restauraciones extensas y controvertidas en el palacio de Knossos y en el Palacio voluminosa de Minos, un compendio de Minoan arqueología que encapsulan la visión de Evans, de la Edad del Bronce de Creta (no es una publicación adecuada arqueológica para los estándares modernos).
Durante su larga vida, 64695815Evans organizó exposiciones, dio varias conferencias públicas, incluidas las conferencias Ilchester en 1884 en Oxford y las conferencias Rhind en 1895 en Edimburgo, y fue uno de los pioneros y mecenas del movimiento muchacho de exploración en el Reino Unido. Evans también fue miembro fundador de la Escuela Británica de Atenas en 1886 y de la Academia Británica en 1902 (establecido en 1909 y recibió su carta real en 1902).
Un liberal ardiente, Evans era políticamente activo durante toda su vida. Apoyó firmemente la creación de una “monarquía Sur eslava construido fuera de Austria y los Balcanes ‘y la independencia de Checoslovaquia. En sus excavaciones empleó tanto cristianos como musulmanes cretenses, en un momento en Creta era un estado autónomo. Él escribió extensamente sobre los Balcanes meridionales, y especialmente Iliria.
Arthur Evans también estaba interesado en monedas y prehistoria europea, claramente influenciado por su padre. Se las arregló para convencer a la Biblioteca Bodleian para mover la colección de monedas del Ashmolean en 1922. Se excavó sitios alrededor de Oxford y más allá, por ejemplo, la villa romana en Frilford, cerca de Oxford, y el fallecido cementerio Campos de Urnas celta en Aylesford en Kent y fue uno de los primeros arqueólogos de campo de Oxford.
En 1901 fue elegido miembro de la Royal Society y en 1936 recibió la prestigiosa medalla Copley, entre las muchas otras distinciones académicas y científicas.
Durante la Primera Guerra Mundial, fue presidente de la Sociedad de Anticuarios 1914-1919, y de la Asociación Británica 1916-1919, y como fideicomisario del Museo Británico ayudó en 1918, para rescatar a esa institución de la Junta de Aire, y acelerar su rehabilitación.Arthur Evans murió en 1941 a la edad de 90. Evans era de pequeña construcción, fornido, de gran fuerza y resistencia. No tuvo hijos. Su riqueza se calcula que era de unos 182.460 14£.
Tras la muerte de Evans, sus colecciones arqueológicas se legaron al Ashmolean. Así fue el material de archivo, sobre todo la relativa a su trabajo en el Ashmolean y su trabajo arqueológico en Grecia y más allá. Los documentos fueron ordenados originalmente por Dame Joan Evans. El depósito inicial de papeles era parte de la “Sir Arthur Evans legado ” presentado al Ashmolean por Dame Joan Evans en 1941.
El resto de las ponencias fueron legadas gran parte a su sobrino John Dickinson Evans, hijo de Lewis Evans, que a su vez les pasó a su propio hijo. Este hijo se casó con Barbara Evans y sobre la muerte de su marido ella pasó los papeles a su hermano Arthur L. Evans Esq. de Sudáfrica. Aparte de estos documentos, una pequeña selección también estaba en posesión de la hija de John Evans ‘Joan. Ella legó sus papeles al Museo Ashmolean, sino que fueron recogidos por Arthur L. Evans y llevado de vuelta a Sudáfrica. En 1985 Arthur L. Evans hizo un regalo formal de todos los restantes papeles al Museo Ashmolean.
El Ashmolean, en representación de la Universidad de Oxford, tiene la propiedad intelectual en todo el material inédito de Evans, que dono en 1941 como voluntad a su fallecimiento. Derechos de autor en el material inédito que llegó al Museo de Arthur L. Evans (sobrino-nieto de Evans en Sudáfrica) a principios del decenio de 1980 fue asignado explícitamente al Museo Ashmolean en el momento. El Mackenzie, Fyfe y cuadernos de Doll se produjeron mientras que sus autores eran empleados de Evans en Cnosos y los derechos de autor en estos también pertenecían a Evans (llegaron al Museo a través de la misma fuente).Todo el otro material de archivo ha sido donado por escritura de donación y es propiedad Ashmolean.

” 22 de Enero de 1666 “

A los 74 años de edad, fallece en la India, Shah Jahan, gobernante del imperio mogol, encarcelado por su hijo en 1658 y constructor del Taj Mahal, mausoleo levantado en honor a su consorte favorita.
images

¿Sabías que la construcción del Taj Mahal coincide con el momento en que Velázquez pintaba ‘Las Meninas’? Sigue nuestra serie de historia comparada, ahora centrándonos en el Imperio Mogol, que reinó buena parte de India durante los siglos XVI y XVII. Son los años del Renacimiento, el Barroco y la Ilustración en Occidente.

El imperio musulmán más importante fue el imperio mogol (forma ario-india de ‘mongol’), el único que, junto a los imperios Maurya y Gupta, constituyó un gobierno unificado sobre buena parte de India. Durante los siglos XVI y XVII los emperadores mogoles desarrollaron una forma de gobierno centralizada y estable, que sirvió de modelo para posteriores gobernantes indios.

A Babur, el primer emperador mogol, le sucedió su hijo Humayun (1530-1556), nacido en Kabul, que gobernó sobre Bengala y Bihar, y en 1540 tuvo que enfrentarse a sus hermanos, que lograron arrebatarle el trono, debiendo Humayun refugiarse en Persia, cuyo Shah le ayudó a recuperar su trono. Murió en un accidente en 1555 y le sucedió su hijo Akbar. En 1570 su viuda, Hamida Banu, ordenó el comienzo de las obras de la tumba de Humayun, la primera tumba jardín de India, inspiración para otros grandes monumentos funerarios, el más importante de todos ellos el Taj-Mahal. La tumba de Humayun es uno de los grandes atractivos de ciudad de Delhi.

El reinado de Akbar el Grande (1562-1605) constituyó una etapa de extraordinaria brillantez, militar y culturalmente. Consagró su política a la construcción del gran estado que llegó a ser la India mogol. Su incansable campaña expansionista se desarrolló militar y diplomáticamente. La anexión del Rajastán supuso el verdadero eje de la realización del deseo de Akbar de unir las dos grandes comunidades religiosas indias, musulmana e hindú, en un único estado, ya que esta región se consideraba el centro del auténtico espíritu hinduísta y sus príncipes se consideraban abanderados del mismo. Militarmente, la anexión del Rajastán dejaba libre el camino a Akbar para el avance hacia el sur. Akbar logró la anexión por vía diplomática: se casó con una princesa hindú rajastaní e involucró a los príncipes de la región en la gestión del imperio. Durante el siglo siguiente los ejércitos rajastaníes estarán al servicio de los emperadores mogoles, que supieron utilizar inteligentemente sus cualidades de gobernantes y administradores.

En 1573 Akbar se anexiona el Gujarat y al fin la conquista de Bengala en 1576 culmina el control mogol sobre la mitad norte de India. Posteriormente las conquistas de Cachemira (1586), Multan (1591), Kandahar y Beluchistán (1595) le permitieron mirar de nuevo hacia el sur. Los resultados no fueron enteramente positivos, aunque en 1600 logró la anexión de los sultanatos de Ahmadnagar, Candes y luego los de Berar, Bidar, Bijapun y Golkunda, estableciendo un régimen de amplia autonomía en que los príncipes acataban la autoridad superior del emperador.Taj-Mahal

Bajo el reinado de Akbar la cultura indo-islámica alcanzó un alto grado de tolerancia y armonía y florecieron el pensamiento, la investigación y las artes. Su espíritu abierto y tolerante hizo que en su corte conviviesen plácidamente nobles hindúes y musulmanes y que él mismo contrajese matrimonio con una princesa hindú y otra cristiana, además de dos musulmanas. El palacio de Akbar en Fatehpur Sikri fue visitado por numerosos líderes de todas las religiones, a los que el emperador invitaba a debatir sobre asuntos religiosos. Incluso intentó fundar una nueva religión, Din-e-Ilahi, amalgama de hinduísmo y fe musulmana.

A Akbar le sucedió Jahangir, hijo de su esposa hindú, un emperador sensible y benevolente, pero no menos indolente, cuyo reinado estuvo signado por la influencia de los familiares de su esposa, la princesa persa Nur Jahan. A su muerte le sucedió su hijo Shahjahn (1628-1658), que continuó la política de reforzamiento del poder central, aunque tuvo que afrontar la rebeldía de los estados del Deccan, siempre inclinados a desligarse del imperio. Sus incesantes campañas suponían una sangría para el erario público, que Shahjahan trató de enjugar mediante onerosas recaudaciones fiscales, lo que tuvo efectos desastrosos para la economía. En lo religioso, se apartó del tolerante eclecticismo de Akbar, lo que originó enfrentamientos entre musulmanes e hindúes. Se acentuó el carácter islámico, se construyeron nuevas mezquitas en tanto que los templos hindúes más recientes fueron destruídos y se impidió la construcción de otros. Los conflictos religiosos se fusionaron con los políticos y desempeñaron un papel sustancial en la lucha por la sucesión entre los hijos de Shahjahn. El candidato del emperador era Dara Shikoh, gobernador del Punjab, heredero de la posición de tolerancia y respeto de su abuelo Akbar, lo que suscitó el rechazo de los musulmanes más ortodoxos, que se inclinaban por su hermano Aurangzeb, sunnita integrista y perseguidor del hinduísmo. Carente de escrúpulos morales, Aurangzeb subió al trono asesinando a sus tres hermanos y encerrando a su padre, Shahjahn, en la fortaleza de Agra hasta su muerte.

042 Fuerte RojoSi en general en el terreno artístico los reinados de los emperadores mogoles fueron memorables, el de Shahjahn fue sin duda esplendoroso. La unión del estilo hindú, de líneas rectas y sobrias, con las curvas, los arcos y la profusa decoración islámica produjo sus mejores resultados en este reinado: bellos edificios recubiertos d azulejos en Lahore, hermosas construcciones de mármol en Agra, su fortaleza, y sobre todo las tres grandes obras arquitectónicas de Shahjahn: el Fuerte Rojo y la mezquita de Jemá-al-Mashid, en Delhi, y el Taj Mahal, en Agra, esa ofrenda de amor en mármol blanco erigida como monumento funerario de su esposa, la princesa persa Mumtaz Mahal, muerta durante una de las campañas del emperador al dar a luz a su décimocuarto hijo. Constituye uno de los monumentos más representativos de India y está declarado por la   UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Tras ascender al trono Aurangzeb extendió su imperio sobre toda India a excepción del extremo sur. A lo largo de su reinado hubo de resistir el acoso de los sijs, cada vez más poderosos en Punjab, de los Pathans en Afganistán y de los poderosos Maratha de Maharashtra. Por lo demás, su ferviente islamismo derivado en auténtico fundamentalismo –llegó a prohibir la música en la corte, abolió las ceremonias y persiguió a los sijs- le enajenó la adhesión de su pueblo, mayoritariamente hindú. Todo esto unido a la pesada burocracia y al desgaste de las continuas campañas ponía en evidencia el comienzo de un declive que ya no se detendría. Los sucesores de Aurangzeb, el último de los grandes mogoles, tuvieron reinados breves y se vieron obligados a firmar la paz con el ejército Maratha. El poder Maratha fue el que más se aproximó a las pretensiones de un imperio, aunque nunca se acercara a las dimensiones del imperio mogol.

En 1739 Nadir Shah de Persia atacó Delhi y realizó numerosos saqueos, lo que aún debilitó más el poder mogol. A partir de estos años los emperadores mogoles sólo son sombras del antiguo poder, marionetas al servicio de los intereses británicos, representados por la Compañía de las Indias Orientales, que en 1803 depusieron al último emperador mogol, Bahadur Sha, al que se permitió mantener su palacio y sus riquezas hasta que tras el levantamiento de los cipayos en 1857 fue deportado y la India pasó de la Compañía de las Indias Orientales a la corono británica, lo que acabó con el último resto del largo poder musulmán en India.

El impacto del Islam sobre la cultura india es inestimable. Influyó decisiva y permanentemente en todas las áreas de la actividad humana: lenguaje, vestimenta, cocina, todas las formas del arte, la arquitectura, el diseño urbano, las costumbres y los valores sociales. A su vez, las lenguas de los conquistadores musulmanes se modificaron por el contacto con las lenguas locales hacia el Urdu, que utiliza la escritura árabe, y el hindi, más coloquial, que emplea la escritura Devnagri. Ambas lenguas siguen formando parte del complejo entramado lingüístico indio.

01

Mientras en India tenía lugar el surgimiento, esplendor y declive del imperio mogol, en Europa y el próximo Oriente se desarrollaban hechos que darían lugar a la formación definitiva de los nuevos estados y se asistía al descubrimiento de un nuevo continente: el continente americano.

http://www3.ubu.es/ceu/?page_id=8900 La documentación gráfica en arqueología (1ª edición)

La documentación gráfica en arqueología (1ª edición)

Gran parte de la historia del patrimonio esta en los documentos de registro arqueológico, sin estos datos perdemos el legado, os animamos a formar parte de este patrimonio y de sus documentos.

Hasta el viernes 21 de Noviembre tenis tiempo para ocupar las plazas vacantes para el curso “La documentación gráfica en arqueología”

La excavación arqueológica es un complejo proceso que va más allá de la exhumación de tierras, objetos y estructuras arqueológicas. Una parte fundamental de dicho proceso es la documentación del registro arqueológico y más concretamente la documentación gráfica del mismo.

Os presentamos la primera edición del curso “La documentación gráfica en arqueología”, en el cual el alumno podrá adquirir los conocimientos básicos para realizar una correcta documentación gráfica de carácter científico, partiendo de las técnicas tradicionales del dibujo a mano de piezas arqueológicas hasta su digitalización con software libre (blender, inskape…) o las últimas técnicas de fotogrametría enfocadas a la documentación del registro arqueológico…

Del mismo modo el alumno aprenderá las destrezas básicas de la fotografía digital aplicada a la documentación del Patrimonio Arqueológico.

Desde el siguiente enlace podréis acceder al formulario de matriculación y a toda la información que necesitáis así como los contactos para que resolváis vuestras dudas.

 LA DOCUMENTACIÓN GRÁFICA EN LA ARQUEOLOGÍA ( 1º EDICIÓN )

Nos vemos entre las letras de nuestro legado de la mano de

Adrián Carretón, Licenciàdo en Historia y Máster en profesorado de secundaria y bachiller especialidad Ciencias Sociales.

 

Denuncian el robo de una obra inédita de Cansinos Assens “Alegaciones de Normadat”

Denuncian el robo de una obra inédita de Cansinos Assens

Se trata del manuscrito de un texto de juventud del autor sevillano, ni transcrito ni digitalizado, compuesto por 172 hojas y fechado en 1905.

En la imagen, el escritor Rafael Cansinos Assens.

La Fundación Rafael Cansinos Assens (ARCA) ha denunciado a la Policía la sustracción de un manuscrito, compuesto por 172 hojas escritas por una sola cara, de una importante obra de juventud, fechada en 1905 e inédita, de Rafael Cansinos Assens (Sevilla, 1882 – Madrid, 1964). El formato del documento es de cuartilla apaisada de unos 20 centímetros de ancho por 15 centímetros de alto y está manuscrito de forma apaisada, en el lado más largo con tinta de pluma de color negro, mientras que el papel está muy envejecido, de color amarillento y tiene muy poco gramaje. El manuscrito, que no está transcrito ni digitalizado, está firmado por el autor en la última página y se trata de una obra que podría titularse Memorias incompletas.

Según ha informado la Fundación, la investigación policial corre a cargo de la Brigada de Patrimonio Histórico, y la sustracción del manuscrito, según la denuncia interpuesta, se produjo en la empresa de gestión documental y seguridad de la información Normadat S.A., con sede en San Sebastián de los Reyes (Madrid). ARCA firmó en diciembre de 2011 uncontrato de digitalización, tras una evaluación de otras empresas del sector y en el marco de una subvención nominativa del Ayuntamiento de Sevilla, patrono de la Fundación. Esta empresa ha digitalizado miles de páginas de manuscritos de Rafael Cansinos Assens, entre otras, la totalidad de sus diarios de la Guerra Civil, también inéditos.

La Fundación, cuyos responsables han preferido no precisar el momento de la sustracción y de la consiguiente denuncia a la policía, ha asegurado que los agentes hicieron acto de presencia en las instalaciones de Normadat y pudo comprobar que “al parecer se habían producido gravísimas irregularidades en los protocolos de actuación de la digitalización”.

El director de la Fundación, Rafael Cansinos, hijo del escritor, entregó todos los manuscritos en la confianza de que estaban siendo digitalizados y conservados en un búnker de alta seguridad, donde la empresa deposita este tipo de documentos. Sin embargo, “la desaparición se produjo en una sala de mecanización industrial en la que se digitalizan millones de documentos de grandes empresas y por la que circulan diariamente decenas de trabajadores en varios turnos”, según la Fundación. Ninguna de las medidas de seguridad del edificio han facilitado pista alguna, ni los sistemas de control de acceso a la sala ni las cámaras de videovigilancia.

El despacho de abogados que, especializado en propiedad intelectual, representa a ARCA se ha personado en el Juzgado de Instrucción número 1 de Alcobendas (Madrid) para ejercer las acciones legales contra Normadat y sus responsables.

El gerente de Normadat, José Galván, ha dicho que ARCA les entregó un lote de unos cincuenta documentos y que el manuscrito desaparecido no iba entre ellos, si bien ha admitido que en la empresa no revisaron el inventario de los documentos entregados en ese lote en el momento de su recepción. De ese modo, al devolver los originales ya digitalizados fue cuando en ARCA echaron de menos el manuscrito, según José Galván, quien ha asegurado que se trataba de documentos de una o dos páginas y que ninguno de ellos era de tantas hojas.
La Brigada de Patrimonio Histórico ha transmitido toda la información de que dispone sobre el manuscrito a Interpol. ARCA ha advertido que “la difusión del contenido de esta novela autobiográfica está prohibida, respetando la voluntad del escritor que nunca quiso su difusión, ya que su contenido afecta a la intimidad del propio escritor y a las personas que giraban en su entorno, otros escritores del Modernismo”.