30 de Junio de 1321 …

Fallece en Valladolid – España, María de Molina, reina de Castilla de 1284 a 1295 y regente durante la minoría de edad de su hijo Fernando IV, desde 1295 hasta 1301. Su habilidad política le permitió salir de la crisis interna y reafirmar los derechos de su hijo sobre el trono castellano.
2939335874_d10fa51e70_b[1]
María de Molina había nacido alrededor de 1260 (en archivos y bibliotecas no se concreta fecha) cerca del monasterio de Santa María de Palazuelos,Corcos de Aguilarejo, hoy en el término de Cabezón de Pisuerga, que en el siglo XIII llegó a ser cabeza de la Orden del Císter en Castilla. Era hija del infante Alfonso de Molina, hermano de Fernando III, y de su tercera esposa,Mayor Alfonso de Meneses, que fue enterrada en Palazuelos. El destino la llevaría a ejercer tres veces como reina: como esposa de Sancho IV, como madre de Fernando IV y como abuela deAlfonso XI, en las tres ocasiones en medio de grandes conflictos que le produjeron innumerables desvelos que afrontó con valentía.
Los primeros problemas comenzaron al contraer matrimonio con su primo el rey Sancho IV, hijo de Alfonso X el Sabio y doña Violante, que por razones de grado de parentesco estaba prohibido canónicamente, pues ella era nieta y él bisnieto de Alfonso IX de León y además ya estaba casado y tenía hijos ilegítimos, pero, a pesar de la oposición general, consumaron su enlace en Toledo en junio de 1282. Ello provocó que el papa Martín IVexigiera a los obispos castellanos invalidar la unión y que fueran excomulgados por “incestas nuptias, excessus enormitas y publica infamia“, convirtiéndose la obtención de la licencia pontificia, con el fin de validar la descendencia, en una obsesión durante mucho tiempo. En 1283 nacía la infanta Isabel, la primera de sus siete hijos, en la ciudad de Toro.
 A la oposición de Alfonso X el Sabio al matrimonio de Sancho y María se sumó la indecisión de este monarca respecto a las leyes sucesorias. El rey sabio había escrito en las Partidas, ajustándose al derecho romano, que la herencia al trono correspondía al primogénito y su descendencia, pero esta ley no fue promulgada oficialmente, de modo que cuando en 1275 se produce la muerte de Fernando de la Cerda, infante heredero, se aplicó la tradición de pasar los derechos al trono al mayor de los hijos vivos, en este caso a su hermano don Sancho.
Por este motivo, Sancho tuvo que enfrentarse a su propio padre y a sus sobrinos los infantes de la Cerda, surgiendo en sectores de la nobleza banderías enfrentadas a favor de unos y de otros dando lugar a una guerra civil y una fuerte crisis económica. La situación se complicó al serBlanca, madre de los infantes, tía del rey de Francia, que presionó al papado para que no validara la unión de Sancho y María de Molina. Esto también fue un pretexto para la realeza de Aragón, que apoyó a los de la Cerda para conseguir el apoyo castellano en su enfrentamiento con Francia por los territorios italianos, exigiera a don Sancho el repudio de su esposa, cosa que no sólo no hizo, sino que en 1293 le concedió el Señorío de Molina, que desde entonces quedaría unido a su nombre.
Teniendo el respaldo de buena parte de la nobleza vallisoletana, Sancho y María asentaron su palacio en Valladolid, donde ella pasaba largas temporadas. Allí se enteró en 1294 de la traición del infante don Juan, su cuñado, que había capturado al hijo de don Alfonso Pérez de Guzmán, conocido como “Guzmán el Bueno”, y se lo había entregado a los benimerines, que a cambio exigieron la plaza de Tarifa dando lugar a un episodio heroico por parte del leonés. En las expediciones contra la resistencia del sur María de Molina participó personalmente, compartiendo con su esposo todos los problemas de estrategia militar y encargándose del aprovisionamiento de las tropas.
Su primera intervención relevante se produjo cuando a la muerte de Sancho IV el 25 de abril de 1295, según decisión testamentaria, tuvo que hacerse cargo como regente de los derechos de su hijo Fernando IV, que por entonces contaba tan sólo con diez años de edad. Todavía sobrevolaba la amenaza de que algunos sectores nobiliarios intentaran el asalto al poder al considerar al heredero como ilegítimo, pues no se había conseguido la dispensa pontificia. María de Molina recurrirá a convocar Cortes para buscar el apoyo de los concejos frente a la nobleza, produciéndose entre 1293 y 1312 en Valladolid, donde María de Molina ejercía como señora de la villa, hasta seis convocatorias. Convertida en el centro de gobierno castellano, la ciudad recibió privilegios mercantiles, lo que produjo un aumento de población que obligó a una ampliación de sus primitivas murallas. Debido a la prolongada residencia de la reina en la ciudad, en Valladolid nacen, en 1287 y 1290 respectivamente, sus hijos Alfonso y Pedro y en Valladolid muere el mayor de ellos, que fue enterrado en el convento de San Pedro.
Durante la minoría de edad de Fernando IV, creyendo en la supuesta debilidad de María de Molina, nobles y ambiciosos personajes intentaron hacerse con el trono. Regresó a Castilla Enrique el Senador, hermano de Alfonso X, que se sumó a los intentos de asalto al poder pretendiendo hacerse tutor del rey niño, Castilla fue invadida por portugueses y aragoneses y fue reconocido por los adversarios como rey de León al infante don Juan, el traidor de Tarifa, y como rey de Castilla a Alfonso de la Cerda, momento de caos que Jaime II de Aragón aprovechó para arrebatar a Castilla el reino de Murcia.

Pero María de Molina con temple y con el apoyo de los concejos, en 1301 consiguió pagar la bula de legitimación de su matrimonio, momento en que Fernando IV alcanzaba a los dieciséis años la mayoría de edad. Aquí comenzaba otro capítulo doloroso, pues el débil monarca se dejó influir por las banderías nobiliarias hasta enfrentarse a su madre. Ante esta situación, el pueblo se amparó en la figura de la que fuera reina regente, siendo requerida por los concejos por encima del rey para tratar asuntos de importancia, consiguiendo con paciencia apaciguar y reconciliar la vida castellana a través de la Hermandad de Ciudades. Ante la evidencia, los nobles renunciaron a practicar sistemáticos ataques a la reina, que había dilapidado su fortuna para resolver los problemas del reino. Como compensación, María de Molina se convirtió en depositaria de los sellos de Castilla y en el acuerdo de Ágreda de 1301 recuperó el reino de Murcia y paró definitivamente las aspiraciones de Alfonso de la Cerda.

En esos años el rey Fernando IV, al frente de una nobleza no muy disciplinada, emprendió una campaña contra los musulmanes, de cuya expedición regresó enfermo para morir prematuramente en 1312. Y de nuevo el príncipe heredero, Alfonso XI, era un menor de tan sólo un año de edad. Y de nuevo su abuela, María de Molina, a pesar de una delicada salud desde hacía cuatro años, supo cumplir el papel de reina desde Valladolid durante mucho tiempo.

406 4 Huelgas Reales-Sepulcro Maria de MolinaEn ese periodo llegarían de nuevo la guerra y las intrigas a Castilla de la mano de don Juan Manuel, ante lo que reaccionó María de Molina con una férrea política. Finalmente, en las Cortes de Burgos de 1315 consiguió disipar las ambiciones de los intrigantes y la concordia entre la nobleza enfrentada. Incluso recurrió al papado para que mediara en los problemas castellanos, pero cuando en el verano de 1321 llegó el cardenal de Santa Sabina a Valladolid como legado pontificio, la reina agonizaba en el convento de San Francisco.
Hoy día, como hiciera el cronista Ambrosio de Morales en 1572, de todos aquellos acontecimientos sólo nos queda describir el sepulcro de las Huelgas Reales, apreciado testimonio de la energía de una mujer que creció en Tierra de Campos, fue madre de siete hijos, por tres veces reina de Castilla y León y durante toda su vida benefactora de la ciudad de Valladolid.
Anuncios

Un comentario en “30 de Junio de 1321 …

Tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s