” 29 de Enero de 1820 “

El 29 de enero de 1820 en Gran Bretaña, Jorge IV, que ocupa la regencia desde 1811 debido a la enfermedad mental de su padre, sube al trono al morir éste. Su coronación, el 19 de julio de 1821, será muy ostentosa y cara.
641px-Coat_of_Arms_of_Edward_Augustus,_Duke_of_Kent_and_Strathearn.svg

Nace en Londres el 12 de Agosto de 1762 Rey de Gran Bretaña e Irlanda y del Reino de Hannover, que daba nombre a la Casa. Era hijo primogénito de Jorge III, con el cual mantuvo malas relaciones durante su turbulenta juventud, en parte por la tendencia del príncipe a asociarse contra el rey con la oposición Whig.

Poco después de cumplir los 21 años, Jorge se enamoró de una católica María Ana Fitzherbert, seis años mayor que él y que había enviudado dos veces. El Acta de Establecimiento 1701 estipulaba que cualquier miembro de la familia real que se desposara con un católico romano perdía su derecho a la sucesión. Por otra parte, el Acta de Matrimonios Reales, aprobada en 1772, establecía que el príncipe de Gales necesitaba el consentimiento del rey para casarse, y como era lógico, el monarca jamás daría su permiso. No obstante, la pareja contrajo matrimonio en Londres el 15 de diciembre de 1785. Legalmente la unión era nula, al no contar con el consentimiento real. Sin embargo, la Sra. Fitzherbert creía lógicamente que era la única y legítima esposa del príncipe de Gales, poniendo las leyes de la Iglesia Católica Romana por encima de las leyes del Estado y de la Iglesia de Inglaterra. Por motivos políticos, la unión permaneció en secreto y la Sra. Fitzherbert prometió no publicar ningún documento del enlace.

Su forma de vida desordenada hundió al príncipe de Gales en muchas deudas. Su padre rechazó ayudarlo, forzándolo a abandonar Carlton House y a vivir en la residencia de la Sra. Fitzherbert. En 1787, los aliados del príncipe de Gales en la Cámara de los Comunes hicieron una oferta para aliviar sus deudas con una concesión parlamentaria. Comenzó a sospecharse de la relación personal del príncipe con la Sra. Fitzherbert, pero la revelación de su matrimonio ilegal habría escandalizado a la nación y echado abajo cualquier oferta parlamentaria para ayudarle. Actuando con la autorización del príncipe, Charles James Fox, líder de los whigs, declaró que la historia era una calumnia. La Sra. Fitzherbert no estuvo satisfecha con la negación pública de su unión en términos tan vehementes y contempló la idea de separarse del príncipe. Él la apaciguó pidiendo a otro whig, Richard Brinsley Sheridan, que modificara las fuertes declaraciones de Fox con palabras más suaves. El Parlamento, mientras tanto, fue lo suficientemente generoso como para conceder al príncipe de Gales una suma de dinero, para pagar sus deudas, además de una cantidad generosa para mejoras en su residencia, Carlton House. El rey también acordó aumentar los ingresos anuales del príncipe de Gales.

A finales de 1810, Jorge III tuvo una recaída en su enfermedad mental poco tiempo después de la muerte de su hija menor y predilecta, la princesa Amelia. El Parlamento estuvo de acuerdo en proceder igual que en 1788. Sin el consentimiento del rey, el Lord Canciller colocó el Gran Sello del Reino en las letras patentes para designar a los lores comisionados. Estos, en nombre del rey, dieron el asentimiento real al Acta de Regencia 1811. El Parlamento hizo varias restricciones en los poderes del príncipe-regente como sería conocido de ahí en adelante el príncipe de Gales, que desaparecieron al año de que se aprobara el Acta.

George-IV-King-of-GB_LawrenceDesde 1811 se hizo cargo de la Regencia por enfermedad mental de su padre; y al morir éste, en 1820, comenzó su reinado personal. Cuando el príncipe de Gales se convirtió en príncipe-regente, uno de los conflictos políticos más importantes a los que se enfrentaba el país concernía a la Emancipación Católica, el proyecto para quitar a los católicos romanos las diversas inhabilidades políticas que padecían. Los tories, liderados por el primer ministro, Spencer Perceval, se opusieron a la Emancipación Católica, mientras que los whigs la apoyaron. Al principio de la Regencia, el príncipe de Gales indicó que apoyaría al líder whig, William Wyndham Grenville, I barón Grenville. Él, sin embargo, no puso inmediatamente a lord Grenville y los whigs en cargos políticos. Jorge argumentó que un despido repentino y masivo del gobierno tory no sería beneficioso para la salud del rey era un partidario firme de los tories, eliminando cualquier oportunidad de una recuperación. En 1812, cuando parecía claramente inverosímil que el rey se recuperara, el príncipe de Gales se negó a designar una nueva administración bajo el liderazgo whig. En su lugar, pidió a los whigs que unieran esfuerzos con el ministerio existente al mando de Spencer Perceval. Los whigs, no obstante, rechazaron cooperar debido a desacuerdos con respecto a la Emancipación Católica. Enfurecido, el príncipe de Gales permitió que Perceval continuara como primer ministro.

Cuando, en mayo de 1812, Spencer Percival fue asesinado por John Bellingham, el príncipe de Gales se preparó para reacomodar a todos los miembros del ministerio de Perceval al mando de un nuevo líder, a menos que la Cámara de los Comunes declarara formalmente su deseo de una administración «más fuerte y eficiente». El príncipe de Gales ofreció entonces la dirección del gobierno a Richard Wellesley, I marqués de Wellesley, y luego a Francis Rawdon-Hastings, II conde de Moira. Sin embargo, echó abajo toda tentativa de ambos, forzándolos a construir un ministerio de dos partidos políticos en un momento en que ninguno de los dos partidos deseaba compartir poder con el otro. Usando la falta de los dos pares como pretexto, el príncipe de Gales repuso inmediatamente la administración de Perceval, con Robert Jenkinson, II conde de Liverpool como primer ministro.

Cuando Jorge III murió el 29 de enero de 1820, el príncipe-regente ascendió al trono como Jorge IV, sin ningún cambio real en sus poderes. Para aquel entonces, Jorge IV estaba exageradamente obeso y era posiblemente adicto al láudano. También mostraba alguno de los síntomas de la enfermedad que afectó a su padre.

La relaciones de Jorge IV con su esposa Carolina se habían deteriorado totalmente para el momento de su acceso al trono. Habían vivido separados desde 1796 y ambos tenían amantes. Carolina había abandonado el Reino Unido para viajar por Europa, pero decidió volver para la coronación de su marido, haciendo públicos sus derechos. Sin embargo, Jorge IV rechazó reconocer a Carolina como reina, ordenando a los embajadores británicos que se aseguraran de que los monarcas de las cortes extranjeras hicieran lo mismo. Por orden real, el nombre de Carolina fue omitido de la liturgia de la Iglesia de Inglaterra. El rey buscó el divorcio, pero sus consejeros le sugirieron que no lo hiciera, pues cualquier procedimiento legal podría implicar la publicación de detalles referentes a las relaciones adúlteras de Jorge. Por lo tanto, el monarca solicitó y se aseguró de que se introdujera una Ley de Dolores y Penas, un procedimiento que habría permitido al Parlamento imponer penas legales sin la necesidad un juicio o de una Corte de Justicia. Esta ley podría entonces anular el matrimonio regio y despojar a Carolina del título de reina. La ley, sin embargo, resultó ser extremadamente impopular y fue retirada del Parlamento. Jorge IV decidió, no obstante, excluir a su esposa de su coronación en la abadía de Westminster el 19 de julio de 1821. Carolina murió unos días más tarde, el 7 de agosto. Se rumoreó que uno de los allegados del rey, John Roberts, tuvo parte en la muerte de Carolina.

Entre las medidas más señaladas de su reinado se encuentra una a la que se opuso con todas sus fuerzas: la emancipación de los católicos en 1829, que autorizaba a éstos para ocupar empleos públicos. Completó la lucha contra Napoleón y decidió la deportación de éste a la isla de Santa Helena una vez derrotado, negándole la petición de asilo que le hizo en 1815. Impopular por su género de vida frívolo y escandaloso, acabó de desacreditarse ante sus súbditos por su frustrado intento de divorcio. Murió sin descendientes el y muere en  Windsor 26 de Junio de 1830 y le sucedió su hermano Guillermo IV.

Anuncios

Tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s